sábado, 3 de abril de 2010

EL CABALLERO DE BRILLANTE ARMADURA



1988: Abandonada por un novio cruel, Dougless llora sobre una fría estatua en una iglesia inglesa. De repente, como en respuesta a sus plegarias, aparece un hombre extraordinario. Él era Nicholas Stafford, Conde de Thornwyck y según su lápida murió en 1564. Dougless sabía que él era poco menos que un milagro; un hombre que no intentaría cambiarla, que la encontraba fascinante tal y como era ella. A pesar de todo, no podía imaginar lo fuertes que eran las cadenas que los ataban ni la aventura magnífica en que se embarcarían.

0 comentarios:

ACLARATORIA

Este es un sitio en el que coloco todas aquellas cosas que encuentro en la red y que me parecen interesantes. Es totalmente sin fines de lucro. Todo aquel que sienta que sus derechos personales o patrimoniales han sido lesionados por algún post o publicación realizada en este blog, agradezco comunicarse conmigo e inmediatamente será retirado.
 
Ir abajo Ir arriba